La Amical de Mauthausen y otros campos y de todas las víctimas del nazismo de España

Misión, valores e historia

La Amical de Mauthausen y otros campos y de todas las víctimas del nazismo de España

La Amical de Mauthausen y otros campos y de todas las víctimas del nazismo de España es la asociación que agrupa a los exdeportados republicanos de los campos de concentración del nazismo, así como a los familiares y amigos, tanto de los supervivientes como de los deportados asesinados en los campos.

La Amical de Mauthausen representa a los deportados de este campo austriaco y de todos los campos del III Reich, aunque la asociación toma el nombre de Mauthausen por el hecho de ser el campo donde fueron deportados más españoles.

La Amical agrupa y representa a deportados de toda España y tiene su sede en Barcelona. Es el objetivo de esta asociación trabajar en favor de la memoria de todos y todas aquellas personas que vivieron y lucharon durante la guerra civil antes de cruzar la frontera francesa camino del exilio y que más tarde sufrieron deportación en los campos nazis. La Amical colabora e impulsa actuaciones en todo el Estado español, con socios colaboradores en todo el territorio, y especialmente activos en Andalucía, Aragón, Asturias, Comunidad Valenciana, Euskadi, Galicia y Madrid.
La Amical mantiene vínculos y colabora también con instituciones y entidades del extranjero y de nuestro país que tienen una historia y una finalidad similares, especialmente asociaciones de víctimas de los campos de concentración y memorialísticas.

FUNDACIÓN

La Amical fue fundada en 1962 por exdeportdos y familiares para agrupar viudas y huérfanos y apoyar a todos los deportados que habían vuelto del exilio ya que en España  no disponían de una asociación de este tipo, y que, sin embargo, sí habían encontrado en Francia, donde muchos españoles exiliados se habían integrado en la Amicale des Déportés, Familles et Amis de Mauthausen o en la Federación Española de deportados e Internados Políticos fundada en Toulouse en 1947. Actualmente muchos de nuestros socios forman parte al mismo tiempo de la Amicale francesa, entidad con la que colaboramos asiduamente.

Con dos intentos frustrados de legalización en 1963 y en 1967, la Amical se vio obligada a trabajar en la clandestinidad hasta el final de la dictadura franquista, por lo que sus actividades se vieron muy limitadas. En este período, la tarea principal de la asociación consistió en localizar supervivientes y familiares de las víctimas, asesorarles sobre las indemnizaciones que daba Alemania, organizar viajes a Mauthausen y, en la medida de lo posible, llevar a cabo actividades divulgativas.

LEGALIZACIÓN

A partir de la legalización, que no llegó hasta el 1978, se inició una nueva etapa de fuerte actividad divulgativa. Esta etapa coincidió con la publicación de la importante obra de Montserrat Roig  Els catalans als camps nazis, que permitió conocer una historia hasta ese momento prácticamente ignorada: la de los aproximadamente 10.000 republicanos españoles, exiliados en Francia, que fueron enviados por los nazis a los campos de concentración y obligados a realizar trabajos forzados dentro de la organización Todt.

Fue entonces cuando comenzaron también los primeros y tímidos actos de reconocimiento institucional, sobretodo a partir de la reunión del Comité Internacional de Mauthausen celebrada en Barcelona en 1979 con representantes de 18 naciones, en la que se decidió promover el levantamiento de monumentos a la deportación en algunos pueblos de toda España. El impulso o participación en los actos de homenaje a los deportados y las deportadas de todo el estado en municipios y comunidades autónomas, ya se trate de homenajes individuales o colectivos, sigue siendo hoy día una de las actividades básicas de la asociación.